Retos al sistema del petrodólar. Segunda parte

Retos al sistema del petrodólar. Segunda parte

3 marzo 2015, 23:27
Pradolando
1
173

En nuestro primer artículo explicamos el origen del sistema del petrodólar. En esta segunda parte repasamos los ataques que ha habido al sistema del petrodólar y cómo EE.UU y sus aliados se enfrentaron a estos retos. En el año 2000, el primer gran reto para el sistema del petrodólar fue lanzado por Saddam Hussein.

¿Cuándo y por qué empezó a ir mal? Vamos a leerlo con las palabras de Marin Katusa:

“Hasta noviembre del año 2000, ningún país de la OPEP se había atrevido a violar la regla de fijación de precios en dólares para el petróleo, y mientras que el dólar seguía siendo la moneda más fuerte del mundo también había pocas razones para cuestionar el sistema. Pero a finales del año 2000, Francia y algunos otros miembros de la Unión Europea convencieron a Saddam Hussein para desafiar el sistema de petrodólares y comenzara a vender el petróleo de Irak a cambio de alimentos en euros, no en dólares.”

Esto no fue sólo la primera revuelta directa contra el sistema del petrodólar, sino también algo que comenzó a ser una bola de nieve: “En el tiempo entre entonces y la invasión estadounidense de Irak en marzo del 2003, varias otras naciones insinuaron su interés en que el comercio del petróleo no fuera en dólares, incluyendo a Rusia, Irán, Indonesia, e incluso Venezuela.”

La invasión de Irak fue justificada por la supuesta posesión de Saddam de armas de destrucción masiva.

Como todos sabemos ahora, esto era un montaje. En realidad, se suponía que la invasión era lograr dos cosas. En primer lugar deshacer cualquier daño al sistema del petrodólar; y segundo, actuar como un elemento disuasorio para otros que tratarán de romper con el sistema del petrodólar. Ambos objetivos no se lograron.

Muammar Gadafi de Libia reta el sistema del petrodólar

“El sistema sería directamente desafiado por segunda vez, esta vez por parte de Libia. En febrero de 2009, Muammar Gadafi, fue elegido presidente de la Unión Africana y quería continuar el esfuerzo de crear los Estados Unidos de África que, entre otras cosas, incluiría una moneda unificada, un dinar basado en el oro. Gaddafi fue tan lejos como para sugerir que el comercio de petróleo entre las naciones africanas se cambiara del dólar a esta nueva moneda de oro.”

Este desafío era mucho más peligroso que el primero. Al igual que con Saddam hubo una respuesta, pero esta vez fue mucho más rápido, y mucho más brutal. La excusa para la intervención fue otra mentira, es decir, razones “humanitarias”.

El tercer desafío en realidad comenzó en el 2003, cuando Irán anunció su intención de abandonar el sistema del petrodólar, y ha sido constante desde entonces.

“A principios de 2008, Irán lanzó un nueva bolsa de intercambio de mercancías conocida como la Iranian Oil Bourse. La intención era permitir comerciar petróleo iraní a un precio y negociarlo con múltiples monedas. Irán anunció que estaría listo el 20 de marzo de 2012. Ésta fue una declaración de guerra contra el petrodólar.”

En respuesta a los planes de Irán para romper el sistema del petrodólar se preparó esta respuesta de EE.UU. y la UE

“Justo antes del lanzamiento de la bolsa de intercambio de Irán, el 17 de marzo, la Unión Europea dió la orden de ampliar las sanciones contra Irán mediante la eliminación de los bancos iraníes en el sistema internacional de transferencia bancaria conocido como SWIFT. Por otra parte, ningún banco podía hacer negocios con Irán y sería sancionado. Parecía que el motor del comercio internacional de Irán se había detenido y su industria petrolera aplastado.”

Sin embargo algunos países dependen del petróleo de Irán:

“Japón, China, India y Turquía están entre los países que han sido dependientes del petróleo iraní, en algún grado. Varias discusiones han tenido lugar entre Irán y sus socios comerciales sobre la posibilidad de hacer trueque de otros productos básicos, como el oro o el grano.”

La razón dada para las sanciones eran las ambiciones nucleares de Irán. Sea como fuere, la historia de las sanciones pudo afectar al principio, pero en realidad nunca se llevó a cabo como estaba previsto en todo caso. Además, no hay dudas de que muchos otros países se animaron también a encontrar diferentes maneras de pagar por su petróleo.

El auge de los acuerdos bilaterales de swaps de divisas (currency swap agreements)

Lo que nos lleva a otra cosa que ha estado ocurriendo cada vez más en los últimos diez años más o menos: el crecimiento de los acuerdos bilaterales de swaps de divisas, sobre todo en los cuatro últimos años. No sólo es un método más rápido y más barato de hacer las cosas, sino también una manera de salir del dominio de Estados Unidos en el comercio internacional y todo lo demás que tenga que ver con el dólar, y esta tendencia no va a cambiar. La única cosa que mantiene a la economía estadounidense es la deuda. Lo único que atrae a los prestamistas es la fortaleza del dólar. La única razón para la fortaleza del dólar es el sistema del petrodólar. Esto va a cambiar cuando cambie la demanda del petróleo en dólares, el gobierno no va a recibir el dinero suficiente para pagar todas sus facturas, y los tipos de interés comenzarán a subir y luego todo tipo de cosas horribles pueden pasar. Que el dólar se derrumbe es inevitable. Pero ¿qué significará para el resto del mundo?

Marin Katusa, en una nota optimista, no considera que su desaparición sea un desastre. “2012 podría terminar siendo el año en que el mundo empezó a desertar el dólar estadounidense como moneda global de reserva de su elección. Imagine el resto del mundo que poco a poco, empieza a hacer negocios en sus propias monedas e invertir cada vez menos de sus excedentes en bonos del Tesoro estadounidense. Constituye nada menos que una aniquilación lenta pero segura del dólar. Esto no tiene que ser algo malo para los Estados Unidos. Las deudas gigantescas del país nunca pueden ser pagadas, mientras el dólar mantenga algo cerca de su valoración actual. Considerando el estado del país lo único que lo sostiene es su estatus de moneda de reserva global. Si esto cambia, tal vez los Estados Unidos sean capaces de reembolsar sus deudas y comenzar de nuevo. Aquel nuevo principio vendría sin los privilegios y subvenciones inculcadas a las cuales los americanos están tan acostumbrados, pero es asombroso que el sistema del petrodólar haya durado tanto tiempo.

Sin embargo, si esto no es lo que sucede, y el colapso del dólar es repentino, entonces el futuro es sombrío. Para comprender el qué y el por qué, tenemos que dar unos pasos atrás en el tiempo; a algo que sucedió en la década del 80, el 22 de septiembre de 1985 para ser exactos, en el Hotel Plaza de Nueva York.

 


Compartir con sus amigos: