Deshielo no facilita transacciones de agencias para viajes de Estados Unidos a Cuba

Deshielo no facilita transacciones de agencias para viajes de Estados Unidos a Cuba

13 noviembre 2015, 01:00
News
0
193

A pesar del acercamiento y negociaciones bilaterales y los dos paquetes de medidas presentados por la administración Obama desde enero pasado, al parecer sigue siendo difícil -e incluso se hace más complejo- para agencias de viajes y touroperadores de Estados Unidos gestionar transacciones relacionadas con sus operaciones hacia Cuba.

Según un reciente reporte de The Miami Herald, también reproducido en El Nuevo Herald, touroperadores que necesitan transferir dinero a Cuba para pagar por adelantado vuelos, alojamiento y transporte local aprecian que sus transferencias se han hecho más lentas e incluso en algunos casos se han detenido.

Un artículo publicado en MarketWatch recuerda que SWIFT, la red global de mensajería que las instituciones financieras usan para transmitir de forma segura instrucciones e información sobre transferencias, canceló recientemente su contrato con la Isla.

Refiere, además, que “no es extraño que los bancos sigan siendo cautelosos cuando se trata de enviar dinero a Cuba. Este año sigue habiendo bancos sancionados por hacer negocios con la Isla. El francés Credit Agricole recibió una multa de 787 millones de dólares en octubre, impuesta por el Departamento de Justicia por supuestamente procesar transacciones por unos 32 000 millones de dólares entre 2003 y 2008 que violaron las sanciones de EE.UU. relacionadas con Cuba, Irán, Sudán y Myanmar”.

Por su parte, el alemán Commerzbank pagó en marzo multas por 1,45 mil millones en un arreglo frente a alegaciones de que había procesado transacciones a nombre de esos mismos países, y en 2011 J.P. Morgan acordó pagar 88 millones por procesar unas 1 700  transferencias de fondos a agencias o nacionales de Cuba por un valor de 178 millones de dólares. Son algunos de varios casos divulgados en los últimos años.

Daniel French, de la compañía Blanco International, dijo a MarketWatch que su empresa ha estado procesando transferencias vía bancos de terceros países por más de 20 años, y que el proceso siempre ha sido lento. Lo que es diferente ahora es que los grandes bancos como el Chase están tomando un rol mayor en chequear los detalles de cada transacción, y Cuba no está tolerando más las demoras.

Bob Guild, vicepresidente de Marazul Charters, declaró a The Miami Herald que “con la apertura hacia Cuba, el gobierno nos dijo que podríamos hacer pagos directos a Cuba y que los viajeros podrían usar en la Isla tarjetas de crédito emitidas en Estados Unidos. Se ha hablado de todo eso, pero no ha sucedido”, y se quejó de que “lo que están haciendo los bancos es muy contradictorio y es un obstáculo potencial en el proceso de normalización”.

Otros directivos del sector de viajes y abogados hablaron a The Miami Herald de demoras en transferencias e incluso vuelos a Cuba cancelados por esa razón.

Una vocera del Chase declinó hacer algún comentario, pero una fuente en el banco al tanto de la situación dijo que el crecimiento de la demanda de transferencias puede por sí sola estar haciendo más difícil el trabajo para quienes están encargados de procesarlas, ahora en un mayor volumen, y “al mismo pero confiable ritmo de antes”.

La conocida Oficina de Control de Activos (OFAC) del Departamento del Tesoro tiene la última palabra sobre las sanciones en pie y es la única que puede aplacar los temores de los bancos al procesar transacciones de negocios estadounidenses que quieran aprovechar el acercamiento a Cuba, refiere MarketWatch.

Al respecto, una portavoz del Tesoro dijo a The Miami Herald que continúan trabajando con las instituciones financieras y la industria para clarificar sus regulaciones y facilitar que ellos puedan cumplir apropiadamente dichas normas. “Al igual que con todas nuestras regulaciones, nuestra propiedad es hacerlas tan efectivas como sea posible”.

French, por su parte, subrayó que los problemas con las transacciones están afectando la reputación de las empresas que operan en el negocio de los viajes a Cuba. Cuando se cancelan vuelos por falta o atrasos en los pagos, dijo, “no todos los pasajeros que regresan a Estados Unidos pueden tomar otro vuelo, lo que los obliga a quedarse en La Habana varios días más. El pánico ocurre en La Habana cuando la gente trata de regresar a Estados Unidos”.

Compartir con sus amigos: