El Gobierno chino busca incrementar el control sobre Uber y sus competidores

El Gobierno chino busca incrementar el control sobre Uber y sus competidores

11 octubre 2015, 20:36
News
0
199

Las autoridades chinas planean incrementar el control sobre empresas de transporte como la estadounidense Uber y la local Didi Kuaidi, debido a las quejas del sector de taxis convencionales, para el que estos servicios han supuesto una amenaza.

Según un borrador con nuevas normativas, publicado hoy por la prensa local, el Ministerio de Transporte obligará a que las compañías como Uber tengan licencia de contrato de vehículos, precios "fijados por el Gobierno o decididos en base al mercado", y abran sus servidores en China.

Entre las medidas, que serán ahora sometidas a la opinión del público antes de ser aprobadas, también se encuentra que los operadores de financiación extranjera deberán pasar una serie de regulaciones de seguridad nacional, que no se especifican.

Además, éstos deberán conseguir licencias de telecomunicaciones si ofrecen "negocios de telecomunicaciones de valor añadido".

En total, serán sometidas a controles de hasta nueve organismos, desde el Banco central hasta la Policía.

El borrador se publica después de que el Gobierno de Shanghái concediera este mes la primera licencia de alquiler de coches por internet a la local Didi Kuaidi -aplicación similar a Uber-, que está respaldada por los gigantes de comercio electrónico, Tencent y Alibaba.

Las firmas como Uber y Didi Kuaidi deberán abrir oficinas fijas en China, y necesitarán entregar a las autoridades información sobre sus conductores, incluidos sus carnés de identidad, número de contacto y las conversaciones con clientes que hayan tenido en el caso de que se solicite, recoge el escrito.

"Los operadores de alquiler de coches por internet no deberían tener una posición dominante en ningún lugar en el que ofrecen sus servicios, y no deben impedir la competencia justa del mercado", dice el ministerio.

Cualquier violación de la normativa, subraya el organismo, podrá ser penada con hasta 1 millón de yuanes (unos 157.000 dólares) o la cancelación de la licencia para operar en el país.

El proyecto también incluye medidas que buscan estimular el servicio de taxis convencionales al señalar que el Gobierno les proporcionará "derechos para operar" de forma gratuita, si bien por un determinado periodo de tiempo de cara a contrarrestar el impacto de sus nuevos competidores.

En el mismo día que se publica la medida, se conoció el arresto de una mujer que supuestamente ha estafado 30.000 yuanes (unos 4.700 dólares) con "viajes falsos" con Didi Kuaidi al hacerse pasar por conductor y cliente gracias a un fallo de la aplicación.

Su caso, publicado hoy por el Beijing Times, es el primero relacionado con estos servicios que se registra en el país, y evidencia, según el medio chino, "la feroz competencia y los problemas derivados" de este naciente negocio en China. 

Compartir con sus amigos: