¿Cómo aplicar la lógica femenina en el mercado de valores?

¿Cómo aplicar la lógica femenina en el mercado de valores?

3 mayo 2015, 22:30
Angelarojas
0
151

La ciudadana sueca Elena Loven gestiona €1000 millones en acciones rusas. ¿Cómo se las arregla para estimar a la distancia los riesgos rusos?

Un hombre poco amistoso vestido de chaqueta de cuero se reúne con Elena Loven y su colega, un empleado del banco de inversión sueco HQ, a la entrada de un centro de oficinas, los acompaña al ascensor, donde por alguna razón no hay luz, y presiona el botón de la planta superior. Loven no se sentía bien; estaba lista para ver matones fuertemente armados. Así fue como, en 1998, ella negociaba una participación minoritaria de acciones "Tyumenneftegaz", para la Tyumen Oil Company y el consorcio AAR

Las negociaciones fueron exitosas, las acciones "Tyumenneftegaz" fueron compradas a un precio inesperadamente alto para los suecos. En ese entonces no se consideraban los derechos de los accionistas minoritarios en Rusia; Ella sabía de primera mano sobre las negociaciones de empresarios rusos con el uso de la fuerza. Lowen cuenta que le ayudó el tesón, la intuición y la capacidad de gestionar expectativas negativas. Al día de hoy ella sigue apostando por estas cualidades, manejando al Swedbank Robur Rysslandsfond, que hace parte de los cinco principales fondos que invierten sólo en acciones rusas.

A finales de los 80 Elena, hija de un historiador, se graduó en el Instituto Pedagógico Estatal Lenin de Moscú en Geografía e Inglés, luego fue a trabajar como maestra de escuela. Ella estaba interesada en estudios urbanos occidentales y planes de investigación, pero todo cambió al reunirse con Jan Christian Lowen, especialista en exportación sueco. A finales de 1988, la pareja se fue a Suecia. 

En Estocolmo aprendió sueco y se graduó de la universidad con un título en "economía y marketing". Sin embargo, Elena encuentra su primer negocio extranjero en Irlanda y no en Suecia, allí
se le ofrece a su marido un lugar en el cuerpo diplomático sueco. En uno de los periódicos de Dublín pasó una entrevista con el director general de una empresa local, Bula Resources de Jim Stanley, quién habla sobre los planes para participar en la privatización de las compañías de materias primas rusas y comenzar el desarrollo de depósitos de petróleo en Siberia. Loven escribió una carta a la compañía, y se tomó el cardo de consultor, de hecho, se ha desempeñado la funciones del gerente de relaciones con inversionistas.

En 1995, Loven junto a su marido -quién terminaba contrato-, y sus dos niños pequeños regresaron a Suecia, después de algún tiempo empezó a trabajar en la sede del banco HQ, en el que compraba papeles rusos para los clientes. Una estrategia era comprar acciones preferentes de empresas con una mala gestión empresarial, pero atractivas para absorber a grandes jugadores. 

Entre sus clientes estaban dos gerentes de fondos de Swedbank. En 2007, estos renunciaron para crear su propio fondo de cobertura, y así ella es recomendada allí para trabajar como gerente. En cinco años de crisis, aunque los activos del fondo se redujeron a un tercio, la suma restante seguía siendo impresionante, cerca de € 1000 millones. Todo estaba en la relación de los inversores suecos con Rusia, dice Loven: "Suecia es uno de los inversores más valientes y agresivos en el mercado de valores de Rusia, estas relaciones se mantienen ya 15 años".

Los suecos en contraste con los inversionistas estadounidenses, aman el riesgo y son más proclives a comprar acciones o fondos long-only. Además, un factor importante es la proximidad geográfica de Rusia. Por lo tanto, cuando los suecos deciden invertir lo hacen en mercados emergentes, así eligen mercados de Rusia y Europa del Este. Elena en sí misma es un típico inversor sueco, alrededor del 70% de su dinero ha sido invertido en acciones, la mitad son rusas.

Entre los inversores de Rysslandsfond hay inversores institucionales y particulares. Entre estos últimos, hay muchos clientes hipotecarios del Swedbank, que  ofrece una cartera personalizada, en función de su estado civil, edad y situación económica.

¿Qué sabe Loven sobre el mercado ruso que no conocen otros gestores? Existen los llamados parámetros suaves, de los que no se escribe en las noticias Bloomberg, dice Lowen. Podemos decir simplemente que es la intuición. Esta puede ser la expectativa hacia determinadas acciones de gestión, hacia las minorías, la honestidad en una reunión con analistas e incluso una mano temblorosa. En base a estos parámetros, por ejemplo, Elena hizo una oferta por acciones "Fosagro" (+ 52% en 2012) y "Sollers" (+ 123%). 

La coherencia también es importante, dice Lowen. A veces los corredores llaman para comprar un papel, porque también fue comprado por otra persona. "Yo digo: él ya compró, significa que ya es tarde - dice Elena. - Usted debe ser totalmente independiente de lo que hacen los demás".

El mercado puede estar nervioso por el "precipicio fiscal", pero si, fundamentalmente, nada ha cambiado es importante seguir la decisión tomada antes. "Por supuesto, no se puede ganar todos los días y mantener la calma cuando se reduce su cartera, - dice Lowen. - Sin embargo, se puede ser mejor que el índice en más de la mitad de de los días de perdidas, para al final haber ganado". 

Ella, además, tiene otro principio confirmado por muchos años de experiencia en el mercado de valores: un gerente exitoso gana no solo aquellas posiciones que tiene, sino también aquellas que no tiene. Pero entonces, en algunos períodos el método más efectivo es no invertir y tener el dinero en efectivo. Tal vez, ahora esa táctica resulta ser la más ventajosa.

Compartir con sus amigos: