Sí, el oro es pobre

Sí, el oro es pobre

25 septiembre 2014, 18:00
Rosacampestre
0
62

El columnista de Marketwatch, Jeff Reeves, argumenta por qué cree que el oro seguirá cayendo de precio en el mediano plazo, y por qué no vale la pena abrir posiciones respecto a él.

A principios de 2014, el oro brillaba demasiado. Los precios de los lingotes subieron de año nuevo hasta mediados de marzo en un 13%. Sin embargo desde la primavera, y sobre todo desde julio, el precio de los lingotes de oro ha ido disminuyendo de manera constante. La semana pasada, el metal precioso se estableció en el nivel de diciembre de 2013.

¿Deberían los inversores considerar esta una venta masiva como una oportunidad para comprar barato? ¿O el oro cayó realmente y a llegado para quedarse? Para disgusto del "toro de oro", es el último.

Entiendo el argumento eterno a favor de que el oro es la única alternativa a la inversión en medio de acciones sobrevaloradas, la débil recuperación de la economía estadounidense y el frágil dólar, que podría colapsar en cualquier momento. Dar estos argumentos, compararlos con otros hechos, además no dude en desplazarse hacia abajo de este artículo, a los comentarios, y empiece a burlarse de mi cabeza calva.

Pero para aquellos de ustedes que están realmente interesados ​​seriamente en la realidad, quiero señalar aquí que: este todopoderoso argumento a favor de los últimos años, en serio se perdió, y las últimas estadísticas parecen ser simplemente ignoradas.

El mercado de valores, la economía estadounidense y el dólar, todos estos tres se sienten de maravilla. Basta con mirar las estadísticas. Aquí hay algunas razones por las cuales no me esperaba que el oro pronto rebotaría del pedestal, y por qué las perspectivas de nuestro metal que brilla es muy sombrío.

El dólar es muy fuerte.

Con el tiempo, la Fed anunció sus medidas, y la semana pasada reiteró de nuevo que en octubre el programa de flexibilización cuantitativa se acabe, y la tasa de interés, es probable, que aumente en 2015.

Mayores tasas de interés fortalecen significativamente el dólar. Un dólar más fuerte siempre significa que el oro se debilitará. En realidad, esto es lo que estamos viendo en los últimos meses. Precio y lingotes y futuros han ido disminuyendo de manera constante, y el dólar, mientras tanto, está en el pico de catorce años contra una canasta de las principales monedas.

Y no es sólo el regulador estadounidense. El BCE, por ejemplo, recortó inesperadamente las tasas y anunció un plan para estimular la economía, a pesar de la desesperada resistencia por parte de Alemania (¡y se puede entender!). Del mismo modo, el Banco de Japón se debilita su moneda y está trabajando duro en la inflación. Debe respetarse un equilibrio. Por lo tanto, mientras que otros bancos debilitan su moneda, el dólar se fortalece con esto

Y no es sólo el regulador estadounidense. El BCE, por ejemplo, recortó inesperadamente las tasas y anunció un plan para estimular la economía, a pesar de la desesperada resistencia por parte de Alemania (¡y se puede entender!). Del mismo modo, el Banco de Japón se debilita su moneda y está trabajando duro en la inflación. Debe respetarse un equilibrio. Por lo tanto, mientras que otros bancos debilitan su moneda, el dólar se fortalece.

Desde luego, hay muchas personas que les gusta hablar de la muerte del dólar. Sin embargo sólo tienes que abrir los ojos. Hay otros bancos centrales, reduciendo activamente sus cotizaciones de divisas, Estados Unidos está en la cima del endurecimiento de la política monetaria, ¿ve usted nada más que las expectativas de un dólar fuerte en un futuro próximo? Yo no. Y no podemos ignorar este hecho: mientras que el dólar se pone fuerte, el oro seguirá debilitándose.

Una economía fuerte.

Puede gritar arbitrariamente en voz alta que la Fed lleva a la muerte a Estados Unidos, y que el dólar es la mejor entre las monedas condenadas, no puede ser una garantía de credibilidad. Sin embargo incluso si usted quiere hacer caso omiso de la relativa fortaleza del dólar es cada vez más difícil ignorar la fortaleza de la economía estadounidense.

Hay una tasa de desempleo del 6,1% (4% inferior al nivel de septiembre de 2008). Hay un beneficio constante de las corporaciones. De acuerdo con la investigación de mercados de la empresa Fact Set, el crecimiento del ingreso anticipado para el tercer trimestre fue del 6,2%, y en el cuarto trimestre superará el número de dos dígitos. La economía se recupera después de la desaceleración estacional de verano. Y si se compara con 2013 año donde las estadísticas muestran inexorable crecimiento de los ingresos de alrededor del 6%. Hay un ingreso real, que se deriva literalmente justo ahora, durante la salida a bolsa (basta con ver el mismo Alibaba): los inversores pagan una prima para el crecimiento futuro, y es muy difícil de negar.

Hay muchos datos que apuntan al aumento de la economía estadounidense. Así que ¿por qué deberían los inversionistas alejados de las acciones u otras inversiones "de riesgo", de esconderse detrás de las anchas espaldas de oro que brillan? Ahora las acciones son un refugio bastante seguro para la inversión.

La desaceleración de la demanda mundial.

Y si apartarse de las fronteras de Estados Unidos entonces el oro no es sería arrancado de sus manos, para ser honesto. China, que el año pasado se presentó ante India como compañía entre los países líderes en el consumo de oro, recientemente mostró que la demanda del metal amarillo se redujo significativamente. El volumen producido en China de joyería de oro en el primer semestre del año se redujo en un 22%. Sin embargo, más recientemente (hace un mes), la India ha experimentado una especie de auge de la demanda de oro (¡y, en consecuencia, el aumento de los precios al mismo!) debido a las fiestas religiosas, Wall Street Journal señaló que en el resto del mundo las ventas son extremadamente débiles, a pesar de los riesgos geopolíticos en la cartera.

Si usted piensa que la demanda de joyería estacional en vísperas del año nuevo chino restaurará la pérdida, adelante, caya r a comprar oro.

Sin embargo, dada la gravedad de la presión sobre la demanda y la tendencia generalizada a reducir los "precios del oro", es muy poco probable que el oro se recupere pronto. Esperar a que esto ocurra va a ser muy lento.



Jeff Reeves, колумнист MarketWatch. TraducciónOdillia

Compartir con sus amigos: