Estudio del FMI alerta a América Latina de los riesgos de que su economía se quede "rezagada"

Estudio del FMI alerta a América Latina de los riesgos de que su economía se quede "rezagada"

17 noviembre 2015, 21:00
News
0
202

Los principales riesgos a nivel global, incluyendo un ajuste brusco de las tasas de interés de Estados Unidos o una desaceleración adicional en China, podrían afectar de manera desproporcionada a América Latina. 

 Después de registrar un retroceso a principios de 2015, el ritmo de la actividad mundial ha repuntado en los últimos meses del año, pero las perspectivas de crecimiento siguen siendo moderadas, tanto a corto como a medio plazo. Lo son fundamentalmente en América Latina, a la que el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha alertado de los riesgos de no tomar las medidas adecuadas en materia fiscal.


El FMI ha presentado este martes en Madrid, en colaboración con la Fundación Ramón Areces, el informe `Perspectivas económicas - Las Américas 2015`, un estudio en el que se ha analizado el desarrollo de la política económica de las grandes potencias mundiales, así como la repercusión que estas tendrán en la economía latinoamericana.

Según explica el informe, "si bien las condiciones financieras siguen siendo acomodaticias en las economías avanzadas, las presiones financieras y la volatilidad en los mercados emergentes han aumentado, observándose cierta retracción de los flujos de capitales y presiones a la baja sobre los precios de los activos y las monedas". 

En general, añade, "los riesgos para las perspectivas mundiales se mantienen inclinados a la baja", en un contexto de incertidumbre con respecto a la desaceleración del crecimiento de China y la perspectiva del despegue de las tasas de interés de Estados Unidos, así como de inquietud acerca del crecimiento mundial a medio plazo y de un estancamiento prolongado.

En este contexto mundial, la actividad en América Latina y el Caribe (ALC) continúa desacelerándose. Se proyecta que el crecimiento del PIB real disminuya por quinto año consecutivo, tornándose ligeramente negativo en 2015 antes de repuntar levemente en 2016.

Esto refleja la debilidad subyacente tanto de la demanda como de la oferta agregada, en un contexto externo menos favorable. Si bien un crecimiento más sólido en Estados Unidos beneficiaría a la región, en especial a los países con vínculos más fuertes con esa economía en lo que se refiere al comercio, las remesas y el turismo (México, América Central y el Caribe), la caída de los precios de las materias primas seguirá dañando a los países exportadores netos de materias primas de América del Sur, provocando una reducción de los ingresos nacionales, una disminución de la inversión y un deterioro de los balances fiscales.

Dado que se prevé que los precios de las materias primas continúen siendo bajos en el futuro próximo, las perspectivas para los importadores netos de materias primas (América Central y gran parte del Caribe) han mejorado, pero el panorama para la inversión a lo largo de la región ha empeorado y el potencial productivo ha declinado.

Estas circunstancias, a su vez, entorpecerán el avance logrado en los últimos años en cuanto a la reducción de la pobreza y la desigualdad.

En las economías que se enfrentan a circunstancias más difíciles, "algunas intervenciones de política gravemente distorsivas y marcos macroeconómicos fallidos han dado lugar a grandes desequilibrios internos".

China y Estados Unidos


Los principales riesgos a nivel global, incluyendo un ajuste brusco de las tasas de interés de Estados Unidos o una desaceleración adicional en China, podrían afectar de manera desproporcionada a América Latina. "Es probable que las mayores presiones en los mercados y el debilitamiento de los fundamentos económicos subyacentes pongan a prueba la credibilidad de los marcos de política y el compromiso de las autoridades latinoamericanas", advierte el FMI.

Por último, asegura, diversas consideraciones estructurales (por ejemplo, el alto grado de dolarización) "han limitado aún más la eficacia con la que algunas economías pueden responder a los shocks externos".


Recomendaciones


Tras el análisis de las circunstancias globales que pueden repercutir a la región latinoamericana, el FMI ha resaltado que sus recomendaciones de política económica "se aplican en términos generales a las economías financieramente integradas, con diferencias basadas en las circunstancias específicas de cada país".

Así, la institución ha lanzado algunos avisos y recomendaciones a cada uno de los estados latinoamericanos. Para Brasil asevera que debe seguir impulsando el proceso de consolidación fiscal "a fin de estabilizar la deuda pública, mientras controla la elevada inflación".

Para Colombia y México "están sintiendo el peso de la baja del precio del petróleo", pero la actividad económica continuará expandiéndose a pesar de la consolidación fiscal que se planea a fin de encauzar la deuda en una trayectoria descendente.

Chile y Perú están enfrentando la caída de los precios de los metales habiendo partido con sólidas posiciones fiscales y monetarias, y "sus marcos macroeconómicos les ayudarán a sortear la transición", asegura la entidad.

 

Compartir con sus amigos: