¿Pueden los traders "someter" al estado? u obliga al tonto a resarle a Dios

¿Pueden los traders "someter" al estado? u obliga al tonto a resarle a Dios

17 septiembre 2014, 10:59
Kalinkita
0
56

He aquí una de las historias más recientes. Hace unos años un suceso increíble ocurrió en la nación islámica surasiática, Bangladesh. Además, es útil en cualquier momento sacar lecciones de esta, ya que el problema principal apareció en ignorancia financiera de la población, la cual por poco la lleva al límite de una verdadera revolución…

Estamos acostumbrados a que movimientos de protesta ocurran en dos fuentes principales: en el mundo islámico está en contra del autoritarismo, en Europa está en contra del sistema bancario que ha llevado a la unión europea crisis, y ha dejado sin prestaciones sociales a ciudadanos. Ya hace un par de años estas dos tendencias mutaron, llegando a convertirse en marchas de traders, de cuya exigencia principal no era la dimisión de líderes sino la revisión de tasas de reserva obligatoria para  bancos.

Sin duda, hace unos años más atrás representantes del mercado financiero de Bangladesh, como muchos de sus colegas, de la economía en crecimiento, adoraban quejarse de lo difícil que era  trabajar por culpa del bajo nivel de educación de la población. Y así cómo en este país desarrollar el mercado financiero cuando la mayoría absoluta de la población no tienen ni idea  del gozo de la negociación en la bolsa de valores, además de las transacciones de divisas en FOREX. Sin embargo, ahora en el país se dieron cuenta de que la educación financiera de la población puede llegar a ser una cosa muy peligrosa.  

Bangladesh adquirió para el 2006 sus primeras alegrías de la instrucción financiera. Después de un par de décadas de crecimiento económico estable a muchos ciudadanos le aparecieron pequeños ahorros. Al principio personas, por costumbre, llevaban dinero al banco, pero más o menos desde 2006, muchos bangladesíes, empezaron a saber que en su país hay también mercado bursátil, donde el ingreso es mucho mayor que tener depósitos. De tal forma, el número de inversionistas individuales creció reiteradamente. La bolsa de valores en Dacca dio un excelente arrancón. 

Precisamente gracias al potente afluente de inversionistas, la bolsa de valores de Dacca, no notó en absoluto la crisis financiera mundial.

Cuando en verano del 2008 los índices bursátiles por todo el mundo se desplomaron 2-3 veces, el principal índice DSE simplemente se estabilizó por unos cuantos meses, y para final del 2009, creció más de uno y medio en comparación con agosto del 2008. El 2010 resultó aun más exitoso, con 4500 puntos en diciembre del 2009 tendiendo a un record de 8910 puntos, el 5 de diciembre de 2010. Desde finales de 2006 la capitalización general del la bolsa de Dacca creció 12 veces, sobrepasando la marca de $50 millardos.

No obstante, los comerciantes de Bangladesh no estaban preparados para tal record de crecimiento. Los ciudadanos llevaban a la bolsa de valores todos sus nuevos ahorros, sin embargo la cantidad de acciones, ya recibidas, no tenían tiempo para crecer a ese trote. En consecuencia, por culpa del exceso de demanda creció una burbuja de tal tamaño que lo notaron hasta los del FMI. Los expertos de la organización, a quienes Bangladesh debe mucho dinero, aconsejaron al gobierno disminuir la actividad inversionista de sus ciudadanos, de otra forma las consecuencias podrían resultar siendo duras. El estado fue obediente al FMI y a principios de diciembre de 2010 colocaron la norma de reserva obligatoria de 5,5% a 6,0%, de igual forma advirtieron a los bancos que  a partir del siguiente año estos podrían invertir en el mercado bursátil menos del 10% de la suma de sus pasivos. Para ejecutar la nueva norma de reserva, los bancos, necesitaban dinero, por eso empezaron a vender sus activos en la bolsa de valores, lo que ocasionó una cierta corrección en el recalentado mercado bursátil.

 En dos meses de caída, el índice DSE bajó un poco para el jueves, sin embargo el mundo no vería tal cosa. Por ejemplo, en 2008 el índice RTS se redujo cinco veces, pero nadie hizo desorden. No obstante los bangladesíes, como pueblo de educación financiera aumentada, hicieron manifestaciones por más de tres meses, indignados con el banco central por aumentar la tasa de reserva obligatoria en medio punto.

  Cada vez que las negociaciones en el mercado bursátil de Dacca terminaban con caídas de cotización del 5-6%, miles de inversionistas indignados salían a las calles de la ciudad, rompían ventanas, lanzaban piedras y quemaban retratos del ministro de finanzas. El gobierno en respuesta detuvo las negociaciones, creo comités especiales y prometió indulgencia en la política de crédito. Cuando los índices bursátiles empezaron de nuevo a crecer, los protestantes regresaron de las calles a sus computadores hasta la siguiente caída.


Para principios de febrero del 2011 se hizo claro que el crecimiento rápido de la bolsa de Dacca no volvería. El gobierno tiene la intención firme de sanar el mercado bursátil, luego de bajar la demanda con ayuda de limitaciones complementarias para bancos y luego de aumentar la oferta con ayuda de grandes IPO de las compañías estatales. El 6 de febrero las cotizaciones de acciones respondieron a esto con una enorme e inminente caída, y aquí que los inversionistas individuales construyeron especialmente una gran protesta, esta vez la tristeza de los financistas era mantenida por una enorme fuerza opositora, "el partido nacional de Bangladesh". En la zona financiera ardieron no sólo los retratos de los ministros sino también autobuses, y empezaron las colisiones con la policía. 83 personas fueron heridas, más de mil fueron arrestadas.

Y pensar en que los protestantes sólo pedían devolver ese crecimiento estable del 2010, lo que era imposible de conceder, es lógico.

Al final, los desórdenes se calmaron, pero el problema de reacción rápida frente a la situación de liquidación del analfabetismo se quedó. Los inversionistas tenían que saber que en el mercado bursátil se puede ganar durante la baja. Sin embargo, para el poder, en la actualidad, es indispensable aumentar y aumentar la instrucción financiera de los ciudadanos.

 Traducción Ottmar Humberto Flórez Jaimes

Compartir con sus amigos: