Operadoras de pensiones tendrán más tiempo para diversificar sus portafolios de inversión

Operadoras de pensiones tendrán más tiempo para diversificar sus portafolios de inversión

26 agosto 2014, 11:01
News
0
58

Los fondos del Régimen Obligatorio de Pensiones (ROP) podrían mantener un máximo del 64% en sus inversiones emitidas por el Ministerio de Hacienda y el Banco Central de Costa Rica (BCCR) por un año más.

El reglamento de inversiones para las operadoras de pensiones complementarias (OPC) establece, en el artículo 27, que los fondos de pensión deben estar invertidos en un 50% máximo en títulos valores que son emitidos por el BCCR y el Gobierno.

En la normativa vigente se dio tiempo hasta el 2019 para alcanzar esa meta, para lo que se estableció una reducción de 1,5 puntos porcentuales cada semestre para ROP y el Fondo de Capitalización Laboral (FCL).

Sin embargo, un acuerdo firmado el pasado 28 de julio cambió el panorama. La propuesta del Consejo Nacional de Supervisión del Sistema Financiero (Conassif), todavía no aprobada ni publicada en el diario oficial La Gaceta , implica que el tiempo para cumplir con el reglamento se amplíe hasta el 2020.

Sería a partir de diciembre de 2015 cuando el límite para el ROP y el FCL dejaría la pausa y continuaría reduciéndose.

Desde el 30 de junio de ese año, un 64% sería el tope de inversiones para ROP, mientras que para los FCL sería de un 59%.

Lo anterior le da un margen de maniobra a las OPC en la administración del portafolio de fondos de pensión, por lo que no quedan tan presionados a recurrir al mercado internacional.

“Es una decisión acertada, como consecuencia de la escasa oferta de títulos valores del sector privado en el mercado local, el costo de oportunidad en la rentabilidad de los afiliados dado los bajos rendimientos y la alta volatilidad en los mercados internacionales”, explicó Mauricio Rojas, gerente de BCR Pensiones.

Los recursos administrados por las operadoras de pensiones complementarias alcanzaron en junio un promedio del 65,2% invertido en títulos de Gobierno y del Central, según la base a los datos de estructura de portafolio por emisor de la Superintendencia de Pensiones (Supen).

Los datos muestran que la concentración en valores de Hacienda y BCCR, por parte de las operadoras, disminuyó en los últimos tres meses.

Al 30 de abril, era de un 68,8%; al 31 de mayo fue de 68,2% y al 30 de junio de 65,2%.

Según los datos, serían Popular Pensiones y la operadora de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), que estarían sobrepasando el techo fijado, con 66,4% y 65,8% respectivamente. .

La idea de que los administradores de los fondos de pensión diversifiquen la inversión y mitiguen los riesgos es parte de las razones por las que nació la reducción en los topes de inversión, algo considerado como sano por las mismas operadoras.

Aunque la puesta en pausa del aumento en la reducción de los topes de inversión daría un respiro a las operadoras, para ellas el problema va más allá de cumplir con un punto porcentual cada mes.

Alcanzar la meta actual no ha sido del todo difícil para las operadoras, pero sí lo es la colocación de los nuevos recursos que ingresan a los fondos de pensión complementarios.

“Si a hoy existieran proyectos de infraestructura pública o privados, priorizados, diseñados y titularizados, las operadoras de pensiones tendríamos una gama mayor de oportunidades de inversión en el mercado local”, explicó Hector Maggi, gerente general de la CCSS OPC.

Maggi añadió que cada semana reciben más ingresos de ahorros de los clientes y, junto con los vencimientos en los títulos valores, se limita la colocación de recursos en el mercado de valores local.

Títulos a corto plazo, poco volumen y tasas bajas crean una presión por acudir a oportunidades en el extranjero.

Alejandro Solórzano, gerente de Vida Plena, admite que se ha realizado un trabajo prolongado para cumplir con los límites, pero la oferta de instrumentos de inversión sigue siendo escasa.

Además de la poca posibilidad de inversión localmente, existe otra dificultad para las OPC.

Se trata de otro límite que rige para ROP, del 15% en deuda no estandarizada.

Este límite frena la posibilidad de realizar una adecuada administración de los recursos, que en algunos casos termina en la adquisición de bonos con rendimientos con hasta un nulo spread sobre la curva soberana, dijo Hermes Alvarado, gerente de BN Vital.

Compartir con sus amigos: