Las entidades nacionalizadas de España continúan perdiendo dinero por su negocio financiero

Las entidades nacionalizadas de España continúan perdiendo dinero por su negocio financiero

10 julio 2014, 16:22
FinancieroLoco
0
50

Las cajas nacionalizadas aún pierden 532 millones por su negocio bancario y sólo logran salvar sus cuentas gracias a las plusvalías obtenidas por la venta de activos, el canje de las preferentes y la desinversión de deuda pública, además de por la activación de los créditos fiscales reconocidos con la administración del Estado.

Las cuatro entidades controladas por el Frob registraron números rojos de 532 millones en su resultado de explotación en 2013, a pesar de la inyección de ayudas públicas por importe de 36.000 millones. El deterioro de la actividad y los costes de la reestructuración impuesta por Bruselas aún hacen mella en las cuentas de BFA-Bankia, Novagalicia, CatalunyaCaixa y BMN, según el informe de supervisión financiera del Banco de España publicado ayer. En el informe, el Banco de España informa que elevó sus actuaciones supervisoras al conjunto del sistema en un 47,7 por ciento, con inspecciones in situ y con requerimientos por riesgos crediticios. Además, sostiene que el ejercicio pasado abrió un expediente sancionador a un banco y a su consejo de administración, pero que tuvo que cerrarlo porque las supuestas irregularidades ya estaban siendo investigadas por los tribunales por presuntos delitos penales.

A pesar de que la situación mejore sustancialmente con respecto a 2012, las pérdidas de explotación de las nacionalizadas contrastan con las cifras que registran el resto del sector. Así, las cinco mayores entidades sin ayudas (Santander, BBVA, Caixabank, Sabadell y Popular) ganaron 2.906 millones de euros, mientras que el conjunto de las entidades de mediano tamaño (entre ellas las ayudadas Liberbank y Ceiss), más de 1.300 millones. Según los datos del supervisor, este último grupo consiguió el mejor comportamiento del margen de intereses. Si bien, los bancos y los grupos de cajas de mediano tamaño vieron cómo sus ganancias por el negocio tradicional se esfumó por el deterioro de los activos inmobiliarios, que no fue compensado con ingresos por venta de participadas, como sí sucede en el caso de las entidades bajo el control del Frob. Mientras que el de los segundos alcanza los 1.032 millones, consiguiendo de esta manera evitar las pérdidas, el beneficio antes de impuestos de los primeros baja hasta los 26 millones.



Compartir con sus amigos: