La verdadera causa de los disturbios en Hong Kong: Divisas en el ojo del huracán

La verdadera causa de los disturbios en Hong Kong: Divisas en el ojo del huracán

6 octubre 2014, 14:57
Alice F
0
59

Este fin de semana el secretario de Finanzas, John Tsang, admitió que el gobierno no estaba preparado psicológicamente para ese tipo de protestas. Él podría haber pensado que protestas estudiantiles se limitaran a países como Grecia, donde el desempleo juvenil se sitúa en torno al 50%, no obstante es diferente en torno a un lugar como Hong Kong, donde el gobierno acumula regularmente montañas de excedentes presupuestarios de sus ciudadanos.

Pero es que Hong Kong tiene su propia marca de fracaso económico que no aparece en los balances fiscales o tasas de desempleo.

Es casi indudable que el gobierno de Hong Kong tiene la suficiente fuerza para sofocar las protestas de los estudiantes que han paralizado su distrito central de negocios la semana pasada. Pero demandará más esfuerzos para reconocer y cumplir las demandas sociales que movilizaron a tantas decenas de miles de jóvenes a salir a las calles para exigir democracia.
Una pregunta frecuente de esta semana es cómo una sociedad tan próspera, a primera vista, se ha encontrado en esa división y contienda.

Ya hemos sido testigos de los ataques en contra de estudiantes con gases lacrimógenos. Al tiempo que la amenaza de una violenta represión de manifestaciones se cierne sobre los la gente  después de que este fin de semana el presidente ejecutivo CY Leung advirtió que el gobierno tomará "todas las medidas necesarias" para garantizar el orden.

El lunes por la mañana no ha ocurrido represión de manifestantes en Hong Kong; el enfrentamiento continúa quieto, con la promesa de que ambas partes participarán en las conversaciones.

Sin embargo, la ciudad ha sido severamente sacudida por los acontecimientos de la semana pasada. Como sugirió el Secretario de Finanzas, John Tsang, el gobierno no estaba preparado psicológicamente para la escala de las protestas. El estado pensaba que las protestas estudiantiles podrían ocurrir sólo en países como Grecia o España, donde el desempleo juvenil se sitúa en torno al 50%, un lugar como Hong Kong no es un lugar ameno para este tipo de movimientos, donde el gobierno acumula regularmente montañas de excedentes presupuestarios de sus ciudadanos.

hong kong protesta

Fuente: The Guardian

Hong Kong, sin embargo, tiene su propia marca de fracaso económico, no obstante este no aparece en los balances fiscales y tasas de desempleo. Hay empleos que pagan salarios muy bajos para ganarse la vida (el salario mínimo es de sólo 30 dólares en Hong Kong (3,87 dólares) por hora), los precios de las propiedades son demasiado altos. Estos problemas no son nuevos, pero por el momento no han llegado a un punto de ruptura crítico.

La ineptitud de las autoridades anteriores, actuales y futuras hacen que la región este al borde de una revuelta.

Las autoridades no pueden decir que no fueron advertidas. En 2009, el entonces primer ministro, Wen Jiabao, se contradijo excesivamente cuando amonestó al jefe ejecutivo del territorio de Hong Kong, según él con el pretexto del mantenimiento de "la armonía y la estabilidad en Hong Kong."

Hace tiempo que se reconoce que esta fijación del dólar exige periodos de inflación de los precios a activos, ya que tal política de crédito está pegada a la reserva federal de Estados Unidos. No obstante estos gastos se elevaron inmensamente cuando la Fed anuncio un ablandamiento en políticas de crédito, al igual que cuando China permitió que el yuan subiera de precio, respecto al dólar, en más de una tercera parte en 2005.

Para muchos, esto ha sido un cóctel tóxico de divisas, generador de inflación y agente desmoralizador del poder de compra del dólar de Hong Kong. Esto ha dado lugar a un período prolongado de tasas de interés en cerca de cero y ha enviado los precios inmobiliarios en alza. Desde 2006 muchas propiedades han triplicado su valor, lo que lleva a una enorme transferencia de riqueza a los propietarios de bienes raíces.

Aunque China ha integrado sus mercados populares, comerciales y de capital con Hong Kong, no ha habido integración monetaria. Esta es un proyecto cada vez más costoso. El ascenso del yuan contra el dólar de Hong Kong reprimido, quizá ha sido aún más doloroso que el de la inflación.
Hubo cierta ocasión en que China fue un contrapeso deflacionario durante los períodos de inflación de Hong Kong, ahora esto se ha invertido. La gente continental viaja a Hong Kong a través de la frontera para hacer compras baratas, permitiendo el arbitraje de divisas que hace que todo sea una ganga.

Debido a que los ganadores del régimen son las grandes empresas y el gobierno, ha habido pocas demandas para cambiar la situación. Los beneficios más grandes los reciben los magnates y los propietarios de negocios minoristas, mientras que las empresas gozan de bajos costes de financiación. Del mismo modo, el gobierno recauda primas por conceptos de tierra cada vez más altas.

La recepción de una divisa única ha quedado a la orden del día, con la curiosidad de que esto se dio luego de que el jefe del departamento de divisas de Hong Kong, Joseph Yam, renunció a su puesto. En septiembre de 2011, el gerente de fondos de cobertura de Pershing Square, Bill Ackrman, argumentó que una revaluación del dólar de Hong Kong demostraría que las autoridades son serias acerca de hacer frente a las tensiones locales y la división política.

Es poco probable que las convocatorias para una cura a gran escala en la política de Hong Kong se dé sin salvar esta brecha de divisas.

Traducido por Alice_F, editado por Ottmar Flórez

Compartir con sus amigos: