Jim Rickards: Escenarios económicos para una subida del precio del oro

Jim Rickards: Escenarios económicos para una subida del precio del oro

30 marzo 2015, 17:30
Pradolando
0
103

En este análisis realizado por Jim Rickards comparte con los lectores su análisis del precio del oro en distintos escenarios económicos.

Los inversores han entendido desde hace tiempo que el oro es una excelente protección contra la inflación. El análisis es sencillo. La inflación es causada, en parte, por la impresión excesiva de dinero por los bancos centrales. Una actividad que pueden realizar en cantidades ilimitadas. Por otra parte, el oro es escaso y costoso de producir, y de suministro limitado.

El crecimiento total de los suministros mundiales de oro es de aproximadamente 1,5% por año y se ha desacelerado últimamente. Compare este dato con el crecimiento del 400% de la base monetaria diseñada por la Reserva Federal desde 2008. De esta forma es más fácil ver cómo existe mucho más dinero compitiendo por la misma pequeña cantidad de metal precioso. Así que el precio del oro –comprado en dólares- aumentará con el tiempo.

Pero este factor, que pivota sobre de los precios al alza del oro, no es el único. Existen, por lo menos, otros tres catalizadores para esta ascensión; una deflación extrema, pánico financiero, y tipos de interés negativos. Un breve repaso a estos tres escenarios nos dará una visión más sólida sobre el potencial comportamiento de los precios del oro.

¿La deflación ayuda al precio del oro?

Una leve deflación podría hacer que el precio nominal del oro bajase pero la deflación extrema, digamos 5%, prolongada en el tiempo, es la peor pesadilla de un banco central. Esta tipo de deflación es devastadora para la recaudación de impuestosporque la ganancia que experimentan las personas, en su poder adquisitivo, vienen por la caída de los precios, no por el aumento de los salarios. Y de aquí no se sacan impuestos.

La deflación también aumenta el valor real de la deuda, lo que hace más difícil la devolución de los compromisos adquiridos por personas, empresas y gobiernos. Como resultado, los impagos aumentan y las pérdidas son asumidas por el sistema bancario, que luego tiene que ser rescatada por la Reserva Federal (FED).

La combinación letal de estas tres consecuencias es la razón por la FED lucha contra la deflación con todas las herramientas a su disposición. Sin embargo, todo el arsenal desplegado en esta batalla ha fracasado. La deflación todavía amenaza a la economía. Así que cuando todo lo demás falla, los bancos centrales pueden causar inflación en cinco minutos simplemente estableciendo el precio del oro en, digamos, 3.000 dólares por onza.

La Fed podría comprar oro a 2.950 dólares por onza y venderlo a 3.050. Un 3.3% de incremento creado sobre el precio deseado. Todos los demás precios incluyendo la plata, el petróleo y otras materias primas podrían ajustarte rápidamente a los nuevos niveles de precios y provocar un 150% de inflación general y ¡problema resuelto! Aunque la lectura correcta no debe realizarse sobre el precio del oro sino sobre el hecho cierto de asistir a una devaluación del 60% del dólar respecto al oro. Aunque suene descabellado esta situación ya se ha dado dos veces en los últimos 80 años, en 1933-1934 y 1971-1980.

¿Precio del oro al alza en un pánico financiero?

El segundo escenario de mayores precios del oro es el pánico financiero. Al principio, el oro comienza a perder valor ligeramente, a medida que inversores endeudados y “manos débiles” prefieren acumular efectivo cuando todavía existe margen de ganancia. A partir de ahí, las “manos fuertes” emergen y el precio se estabilizará a un nuevo nivel más alto. Y el objetivo de preservar la riqueza cuando el resto de activos se desploman se ha logrado.

El precio del oro y los tipos de interés negativos

Por último, tipos de interés negativos pueden también actuar de catalizadores para una subida del precio del oro. En este momento los tipos son positivos, un hecho que no favorece al oro. Pero la Reserva Federal está decidida a generar inflación y aplicar tipos negativos es una forma de ahuyentar los malos augurios que pudieran presentarse contra sus planes.

Recapitulemos. Si el oro tiene un comportamiento positivo con inflación, deflación extrema, pánico financiero, y en un entorno de tipos de interés negativos. ¿En qué escenario no cumpliría las expectativas?  En uno donde la economía tenga un suave aterrizaje, con un crecimiento sostenido del 3%, sin deflación o inflación y aderezado con una curva de rentabilidad positiva de tipos de interés. Sólo entonces el oro no tendrá ninguna razón inmediata subir de precio. ¿Y es posible?

Sí, pero muy poco probable. La deflación es el peligro inmediato y en esta batalla no es descartable llegar a un periodo inflacionario mayor. Hay burbujas en todas partes y podrían estallar en cualquier momento, con el consiguiente riesgo de pánico financiero.

No habrá crecimiento sin cambios estructurales en la economía y parecen poco probables con un sistema disfuncional como el que rige Washington. A pesar del optimista panorama que pinta la FED, la cotización del oro aún podría tener un ascenso de precio sostenido por compras extranjeras.

En definitiva, una cartera equilibrada, en todos estos posibles escenarios financieros, debe contener oro. Yo recomendaría un 10% para el oro físico si todavía no lo tienen. Más específicamente, la moneda de oro American Gold Eagle o las monedas de oro American Búfalo, de la Casa de la Moneda de Estados Unidos (US Mint). Y recuerde que la mejor medida de seguridad es no hacer pública sus intenciones. 

Compartir con sus amigos: