Euro más barato, petróleo más caro

Euro más barato, petróleo más caro

10 marzo 2015, 00:22
News
0
185

La depreciación del euro frente al dólar va a comerse parte del ahorro logrado por España por el fuerte desplome del precio del barril de crudo hasta los 60 dólares. Fuentes del sector energético calculan que la caída del tipo de cambio desde los 1,35 euros por cada dólar, que marcaba el pasado verano, al actual 1,10 supone un encarecimiento en la importación de petróleo del país próxima a los 1.500 millones de euros en un año. La pérdida de valor de la divisa europea coincide con una caída del 45% del coste del petróleo desde el pasado verano, desde los 110 a los 60 dólares. Esta situación evitará un incremento de la factura energética, pero sí que reducirá el ahorro que el Ministerio de Economía había cifrado en 15.000 millones de euros con el barril de Brent en el entorno de los 50 dólares.

La depreciación del euro frente al dólar supone, no obstante, un impulso para las exportaciones del país y le hace más competitivo en el exterior. En el capítulo de las importaciones, los teóricos de la economía señalan que esta situación incentiva la sustitución de la compra de bienes al extranjero por la producción propia.

Este escenario no afecta a un producto prácticamente insustituible como el petróleo, que en 2014 fue junto al gas el bien más importado por el país al suponer un 21% del gasto total en compras al extranjero. En cifras redondas, las importaciones de productos energéticos alcanzaron los 55.388 millones de euros en el conjunto del ejercicio, un 3,1% menos a pesar de que en volumen aumentaron un 4% aprovechando los descuentos.

El precio del crudo parece haberse estabilizado en el entorno de los 60 dólares, nivel en el que permanece anclado desde mediados de febrero tras el rebote registrado a comienzos del año. El secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), Ángel Gurría, afirmó hace unos días que no se volverán a ver «cifras de tres dígitos» en el precio del petróleo durante un largo periodo de tiempo, un hecho en el que coinciden las propias petroleras y bancos de inversión dado el exceso de oferta en el mercado, y la falta de acuerdo entre los países productores de la OPEP para provocar movimientos inflacionistas reduciendo su producción.

«Esto es positivo para la economía mundial», remarcó Gurría, pero negativo para algunos países productores que «no sentían urgencia de tomar medidas de cambio» y «no estaban preparados».


Compartir con sus amigos: