Coca-Cola creó grupo “científico” para esquivar su culpa en epidemia de obesidad: AP, NYT y FT

Coca-Cola creó grupo “científico” para esquivar su culpa en epidemia de obesidad: AP, NYT y FT

26 noviembre 2015, 20:00
News
0
192

En un correo electrónico de 2014, el presidente del grupo escribió a un ejecutivo de Coca-Cola:  “Quiero ayudar a tu compañía a evitar la imagen de ser un problema en la vida de la gente y que vuelva a ser una empresa que ofrezca cosas importantes y divertidas”. Esto y más ha salido a la luz.

Coca-Cola, el productor más grande de bebidas azucaradas del mundo, contribuyó a la formación del Global Energy Balance Network, un grupo de científicos que ha rechazado en revistas médicas y conferencias que la epidemia de obesidad, que afecta a todo el mundo y en forma particular a México, se deba al consumo de alimentos ultraprocesados y refrescos.

Correos electrónicos obtenidos por The Associated Press revelan hoy que Coca-Cola formó parte de la elección de los líderes del grupo que encabeza un profesor de medicina de la Universidad de Colorado. La transnacional también ayudó a escribir la misión y a sugerir artículos y videos para el sitio web del Global Energy Balance Network.

Para América Latina y el Caribe aparece Marianella Herrera como investigadora.

La historia ha venido desgranándose paulatinamente en las páginas de The New York Times y del Financial Times. Y ahora en The Associated Press.

En un correo electrónico de 2014, del cual da cuenta la agencia norteamericana, el presidente del grupo escribió a un ejecutivo de Coca-Cola:

“Quiero ayudar a tu compañía a evitar la imagen de ser un problema en la vida de la gente y que vuelva a ser una empresa que ofrezca cosas importantes y divertidas”.

The New York Times publicó el pasado nueve de agosto que Coca-Cola se asoció “con científicos influyentes que están promoviendo este mensaje [que para mantener un peso saludable, se debe hacer más ejercicio y preocuparse menos por la reducción de calorías] en revistas médicas, en conferencias y a través de los medios de comunicación”.

“Para ayudar a los científicos a correr la voz, Coca-Cola ha proporcionado apoyo financiero y logístico a una nueva organización sin fines de lucro llamada Global Energy Balance Network, que promueve el argumento de que los estadounidenses preocupados por su peso están demasiado obsesionados con la cantidad de lo que comen y beben mientras que no prestan suficiente atención al ejercicio”, escribió en ese entonces Anahad O’Connor para el diario neoyorquino.

En respuesta a la información obtenida por AP y por el reportaje publicado por The New York Times, Coca-Cola informó este martes que Rhona Applebaum, quien inicialmente dirigió la relación entre la empresa y este grupo, dejó de ser la oficial en jefe de ciencia y salud de la refresquera.


The Financial Times publicó ayer que un mes después del artículo de The New York Times, Coca-Cola decidió revelar qué instituciones financia y cuánto dinero les destina, “en un compromiso de ‘transparencia’”.

El prestigiado diario británico reseña que en reacción a lo publicado por el medio y la agencia de noticas estadounidenses, la oficial en jefe de ciencia y salud de Coca-Cola dejó la empresa luego de las revelaciones de que la multinacional financió a un grupo contra la obesidad.

“Rhona Applebaum y Coca-Cola han estado en el centro de la controversia sobre su relación con Global Energy Balance Network, una organización sin fines de lucro”, dice elFinancial Times. El medio de talla que aunque la organización ha negado las acusaciones y ha dicho que “nada podría estar más lejos de la verdad”, es un hecho que Coca-Cola le ha dado en los últimos cinco años 1.5 millones de dólares para “investigación académica”.

Muhtar Kent, presidente y director ejecutivo de Coca-Cola, dijo en un comunicado el martes:

“Nuestro apoyo a la investigación científica se basa en el deseo de identificar un enfoque más integral y viable basado en la mejor evidencia. Ha quedado claro para nosotros que no hay un nivel suficiente de transparencia en relación con la participación de la Global Energy Balance Network. Claramente, tenemos más trabajo que hacer para reflejar los valores de esta gran empresa en todo lo que hacemos”.

El diario británico indica que aunque Coca-Cola anunció este martes la salida de Applebaum, la decisión de separarla había sido tomada en octubre, de acuerdo con una fuente citada por el medio. El Financial Times indica que Applebaum se unió en 2004 a Coca-Cola tras un período de tres años como miembro del Consejo Consultivo de Ciencias de la Food and Drug Administration de EU.

La información de AP, publicada ayer, refiere que en un email circuló una propuesta para que la compañía expusiera una visión para un grupo que “rápidamente se establezca como el lugar a donde van los medios para obtener comentarios del problema de obesidad”.

Coca-Cola decía que el grupo utilizaría las redes sociales y llevaría a cabo una campaña para contrarrestar a los “todavía retóricos extremistas de la salud pública” que quieren gravar o limitar alimentos que consideran no saludables.

The Associated Press contactó al director general de Coca-Cola, Muhtar Kent, en relación a los emails, quien mediante un comunicado de prensa dijo: ”Se ha vuelto claro para nosotros que no hubo un nivel suficiente de transparencia en relación a la participación de la compañía con Global Energy Balance Network”.

Muhtar Kent agregó que aceptaría el retiro de su ejecutiva de salud y ciencia, Rhona Applebaum, quien inicialmente dirigió la relación con el grupo.

A su vez, James Hill, el presidente del Global Energy Balance Network, se negó a una entrevista telefónica, pero dijo en un email que la estrategia del grupo beneficia “a todos los preocupados por la obesidad”. Agregó que el grupo quiere continuar con su trabajo.


GLOBAL ENERGY BALANCE NETWORK 

The New York Times publicó en agosto pasado cómo Coca-Cola ha proporcionado desde 2008 cerca 4 millones de dólares en la financiación de varios proyectos de dos miembros fundadores de la organización Global Energy Balance Network.

De acuerdo con el reporte del día neoyorquino se trata del doctor Steven N. Blair Blair, profesor de la Universidad de Carolina del Sur, cuya investigación en los últimos 25 años ha formado parte de la base de las directrices federales de Estados Unidos sobre la actividad física, y Gregory A. Hand, decano de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Virginia Occidental.

Los registros muestran que el sitio web de la red está registrado desde la sede de Coca-Cola en Atlanta, y la compañía también está en la lista como administrador del sitio. El presidente del grupo, James O. Hill, profesor de la Universidad de Colorado School of Medicine, dijo que Coca-Cola había registrado el sitio web, ya los miembros de la red no sabían cómo.

“El doctor Blair y otros científicos afiliados al grupo dijeron que Coca-Cola no tenía control sobre su trabajo y que no veían ningún problema con el apoyo de la empresa debido a que habían sido transparentes al respecto”, publicó en ese entonces The New York Times.

El medio encontró que en el sitio web del Global Energy Balance Network también se omitió mencionar el apoyo de Coca-Cola hasta que el Dr. Yoni Freedhoff, un experto en obesidad de la Universidad de Ottawa, escribió a la organización para preguntar sobre su financiación. El doctor Blair dijo que se trataba de un descuido que se había corregido rápidamente.

Hill, presidente de la “organización no lucrativa”, es co-fundador del Registro Nacional de Control de Peso, un estudio a largo plazo de las personas que han perdido peso, y ha sido miembro de los comités de la Organización Mundial de la Salud y los Institutos Nacionales de Salud. La Sociedad Americana de Nutrición se refiere a él como “un líder en la lucha contra la epidemia mundial de obesidad.”

Barry M. Popkin, profesor de nutrición mundial en la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, dijo a The New York Times que el apoyo de Coca-Cola a los investigadores del Global Energy Balance Network era una reminiscencia de las tácticas utilizadas por la industria del tabaco, quienes se convirtieron en “mercaderes de la duda” al referirse a los peligros de fumar.

“La financiación de la industria alimentaria no es infrecuente en la investigación científica. Pero los estudios sugieren que los fondos tiende a sesgar los resultados. Un análisis reciente de los estudios de bebidas, publicado en la revista PLoS Medicine, encontró que aquellos financiados por Coca-Cola, PepsiCo, la Asociación Americana de Bebidas y la industria azucarera tenían cinco veces más probabilidades de no encontrar ninguna relación entre las bebidas azucaradas y el aumento de peso que los estudios cuyos autores reportaron no tener conflictos financieros”, dice el artículo del diario estadounidense.


El medio reseñó que en marzo, los doctores Hill, Blair, y Hand anunciaron la creación de la organización en un editorial en el British Journal of Sports Medicine. Argumentaron que  muchos científicos  pasan por alto en gran medida la inactividad física como causa de la obesidad. Dijeron que crearon el Global Energy Balance Network para crear conciencia “sobre ambos lados de la ecuación del balance de energía.”

El editorial, refirió el Times, contenía una revelación de que el grupo había recibido un “regalo educativo sin restricciones” de Coca-Cola.

En respuesta a una solicitud hecha por el Freedom of Information Act, la Universidad de Carolina del Sur reveló que el Dr. Blair había recibido más de 3.5 millones en fondos de Coca-Cola para proyectos de investigación desde el año 2008.

La universidad también reveló que la Coca-Cola había proporcionado financiación significativa al Dr. Hand, que dejó la Universidad de Carolina del Sur el año pasado para ir West Virginia. La compañía le dio 806 mil 500 dólares para un estudio de “flujo de energía” en el 2011 y 507 mil dólares el año pasado para establecer el Global Energy Balance Network.

The New York Times indicó que el presidente del grupo, el Dr. Hill, también tiene vínculos financieros con Coca-Cola.

“La empresa dio el año pasado un ‘regalo monetario sin restricciones’ de un millón de dólares a la Fundación de la Universidad de Colorado. En respuesta a una solicitud presentada en virtud de la Ley de Registros Abiertos de Colorado, la Universidad dijo que la Coca-Cola había proporcionado el dinero para ” efectos de financiar” el Global Energy Balance Network.

Hill dijo que había buscado el dinero de Coca-Cola para iniciar la organización no lucrativa, porque no había fondos disponibles de su universidad. El sitio web del grupo dice que también es apoyado por unas pocas universidades y ShareWIK Media Group, una productora de videos sobre la salud. Dr. Hill dijo que él también había recibido un compromiso de ayuda de General Mills, así como promesas de apoyo de otras empresas, que no se habían confirmado formalmente. 

Compartir con sus amigos: