Magnate español dueño de Zara invierte en Miami Beach

Magnate español dueño de Zara invierte en Miami Beach

5 septiembre 2015, 17:00
News
0
250

Una compañía vinculada al multimillonario y magnate de las modas español Amancio Ortega pagó esta semana $370 millones por una manzana entera de Lincoln Road, la segunda transacción inmobiliaria en importancia en la historia del condado Miami-Dade.

La sección de propiedades comerciales de primera de South Beach incluye la nueva tienda de Apple store, Gap, Intermix, Athleta y una tienda de Nike que se abrirá pronto.

Los vendedores fueron los inversionistas y urbanizadores sudfloridanos Jonathan Fryd y Michael Comras, quienes adquirieron las propiedades entre el 1001 Lincoln Rd. y el 1035 Lincoln Rd. por alrededor de $12 millones entre 1999 y el 2000.

"Hemos invertido en estas propiedades durante 16 años, y creo que Lincoln Road ha avanzado mucho y está en excelente forma", dijo Fryd. "Hemos creado un valor tremendo, y para nosotros este es el momento perfecto para vender".

El acuerdo incluye unos 48,000 pies cuadrados de terreno y — una vez que se termine la nueva tienda de Nike — alrededor de 75,000 pies cuadrados de edificación, dijo Fryd. Eso representa un precio de alrededor de $7,700 por pie cuadrado de terreno.

Los altísimos alquileres de Lincoln Road, que ahora pasan de los $300 por pie cuadrado, justifican el costo de la compra, dijo Comras.

"Se ha convertido en una de las calles de tiendas más importantes del mundo, debido al hecho de que está en la playa y atrae a gente de todo el mundo", dijo Comras.

La firma inmobiliaria comercial HFF sirvió de intermediaria en la venta.

Lincoln Road ha visto mucha actividad, en lo que compradores de fuera se hacen de una propiedad tras otra. A inicios de este verano, el inversionista neoyorquino David Edelstein pagó alrededor de $6,500 por pie cuadrado por dos edificios en 918 y 920 Lincoln Road.

Ortega, dueño de la cadena global gigante de modas Zara, cuenta con un patrimonio neto de $67,700 millones, según Forbes. El abrió recientemente una tienda de Zara en Lincoln Road y se asoció con Ugo Colombo en el 2009 para construir Epic Residences & Hotel en eldowntown de Miami.

La compañía que pagó $370 millones por la manzana de Lincoln Road aparece listada en los archivos de propiedades del Condado como Playa Retail Investments. Playa comparte su oficina en el Epic con Ponte Gadea Miami, la rama local de la firma de inversiones inmobiliarias de Ortega.

Ortega no ha confirmado la compra ni comentado sobre sus planes para el lugar, pero parece poco probable que él haga cambio alguno a la lucrativa mezcla de minoristas nacionales ya ubicadas en el mismo.

La venta es un récord para Lincoln Road, sobrepasando un acuerdo de venta por $342 millones de seis propiedades que se cerró el año pasado. La mayor transacción comercial en la historia de Miami-Dade sigue siendo la venta por $375 del 50 por ciento del Fontainebleau Miami Beach Hotel a una compañía propiedad del gobierno de Dubai en el 2008.

La magnitud de la venta refleja lo caliente que está el mercado minorista en Miami, afirmó Justin Greider, vicepresidente minorista de la Florida de la firma inmobiliaria comercial JLL, la cual no estuvo involucrada en la venta.

"Los minoristas están haciendo grandes esfuerzos por entrar a Miami", dijo Greider, en parte debido a que el sur de la Florida tiene una gran población de jóvenes de la generación del milenio, una entrada constante de inversiones extranjeras y visitantes de todo el mundo.

Dada la solidez del mercado local, Greider agregó que a JLL no le preocupan posibles "precios de burbuja".

"Es muy competitivo, pero no nos parece que estos precios sean excesivos en estos momentos", dijo.

Steven Gombinski, presidente de la Asociación de Propiedades de Lincoln Road, dijo que la compra de Ortega era además una señal de que los inversionistas estaban entusiasmados con los planes de la Ciudad de Miami Beach de hacer en la calle una renovación a gran escala con aceras más anchas, arte público, fuentes nuevas y otras reformas.

La renovación está siendo dirigida por el arquitecto James Corner, conocido por su trabajo en el proyecto High Line en Nueva York. Los primeros bocetos del plan provocaron criticas de algunos conservacionistas, preocupados de que se está urbanizando el barrio más para los turistas que para los habitantes del mismo.

Pero Gombinski dijo que las obras crearán un "ambiente más amigable" para los habitantes del área.

"Esto va a abrir Lincoln Road", dijo, "y hacerlo mucho más accesible y atractivo para las personas que viven aquí".


Compartir con sus amigos: