L.A. Little: "Las monedas mundiales a la espera de más devaluación"

L.A. Little: "Las monedas mundiales a la espera de más devaluación"

13 mayo 2015, 19:33
Kalinkita
0
103

 L. A. Little, trader profesional, escribe para varias editoriales y portales web dedicados a la economía, además es autor de tres libros: "Trade Like the Little Guy", "Trend Qualification and Trading" y "Trend Trading Set-Ups". Recientemente escribió en el portal MarketWatch una columna muy interesante sobre la perspectiva a mediano plazo de los mercados financieros y bursátiles mundiales.

Los especialistas técnicos a menudo escuchan "la economía es ilógica", a lo que ellos responden "sí, y es por eso que nosotros analizamos gráficos". Sabemos que los gráficos son un reflejo de todo la información, entrante y a la espera, que puede afectar precios. 

Estudiar gráficos en el vacío es estúpido, pues no es correcto analizarlos de forma abstracta. Deben ser interpretados como partes de un todo.

 La vieja escuela de análisis técnico busca patrones con hermosos nombres como "cabeza, hombros, triángulos y banderas". A otro grupo le gusta operar con ayuda de poderosas instalaciones informáticas y además utiliza indicadores derivados (estocástico, convergencia/divergencia de medias móviles y así sucesivamente). Por otro lado, es un error bastante extendido examinar modelos estándar de forma aislada. Los mercados no son abstractos y estáticos. Lo que es actual en los últimos tres meses, por regla general, es muy diferente de lo que influyó en el mercado hace un año. Aplicar una extrapolación abstracta a dos períodos de tiempo diferentes significa dejar a un lado cosas importantes.

 Un buen analista técnico interpreta (sigue datos e intenta comprender los gráficos en el contexto de los acontecimientos económicos actuales). Él escucha y aprende, tiene en cuenta lo que dicen los datos. Debe proponer una hipótesis, confirmarla o refutarla apoyándose en pruebas. Él mira sin titubear lo que hace el mercado para interpretar lo que está sucediendo, lo que es un enfoque científico estándar solo que está aplicado a los mercados.

Recomiendo la hipótesis actual de los mercados financieros y bursátiles, de Estados Unidos que hoy no controla su propio destino, pero es muy susceptible a los movimientos de los mercados extranjeros; está en el limbo y es incapaz de moverse ni arriba ni abajo por su propia cuenta .

Hoy, los movimientos del dólar dependen más de lo que está sucediendo en los mercados europeos y asiáticos, mas no de la situación interna en el país. Básicamente lo que estamos viendo en los EE.UU. y en todo el resto del mundo es un débil crecimiento económico que ha superado muchos obstáculos. 

 Esto se ilustra en cualquier diagrama económico (el ritmo de pedidos, PMI, el PIB, la inflación). El crecimiento comenzó a desvanecerse en el otoño de 2014 y todavía no se puede recuperarse.

 Si echamos un vistazo a una perspectiva más amplia y nos preguntamos cuál es el motor de la economía moderna, entonces nos puede parecer que el crecimiento ahora ha sido creado artificialmente. Algunos países toman el crecimiento de otros por cuenta de la devaluación de la moneda. De lo contrario, ¿cómo explicar el auge de los mercados de valores de los países que devalúan sus monedas?

 He aquí dos ejemplos de diferentes formas de flexibilización cuantitativa inmediata.

 En primer lugar, el QE en Japón, con ayuda del cual el regulador con perseverancia kamikaze devalúa de forma explícita al yen.

 

  En segundo lugar, el QE en Europa, ha influido sobre la moneda y títulos.

 

 Ambos procesos no se ven exactamente igual como la expansión del mercado de divisas y de valores en los Estados Unidos en 2009, cuando a través del QE robó considerablemente al resto del mundo. La correlación es bastante clara; ahora que la política de la Reserva Federal es la reinversión, en el foco se encuentra el resto del mundo. El circo es casi el mismo, pero ahora en el escenario hay otros payasos.

 

 La pregunta es cuánto puede devaluar al yen y al euro. También es importante que el "caballo negro", China, lo va a hacer para mantenerse al día, debido a que sus exportaciones están ahora bajo una fuerte presión.

 Actualmente, ambas monedas se consolidan y sobre el mismo principio comienzan a trabajar los mercados de valores. Echemos un vistazo más a fondo en el futuro, lo más probable es que vuelva a ocurrir otra devaluación para continuar ejerciendo presión sobre la población e incluido el mercado de Estados Unidos.

La otra pregunta es qué forma tomará la consolidación. Tal vez, fuertes fluctuaciones con una buena amplitud y un movimiento lateral moderado. Este comportamiento de cambio puede tener grandes consecuencias para todos los mercados de valores, especialmente los EE.UU., que ahora depende casi por completo de las divisas y los mercados de valores  extranjeros. 

 L.A. Little, para MarketWatch. Traducción Kalinkita

 

Compartir con sus amigos: