Brufau renuncia a un blindaje de 14 millones en su contrato hasta 2019

Brufau renuncia a un blindaje de 14 millones en su contrato hasta 2019

30 abril 2015, 18:30
News
0
52

El presidente de Repsol, Antonio Brufau, cede hoy los poderes ejecutivos de la compañía al consejero delegado, Josu Jon Imaz. En el nuevo contrato que ha firmado como presidente no ejecutivo, Brufau ha renunciado a percibir los 14,25 millones de euros a que tendría derecho por su blindaje y su pacto de no competencia. A cambio, el consejo le ha otorgado un sueldo fijo y garantizado de 2,5 millones hasta 2019, año en que se extinguirá su contrato.

En su nuevo puesto como presidente no ejecutivo, Brufau ejercerá funciones institucionales y tendrá un papel relevante en la fijación y supervisión de la estrategia a medio y largo plazo, en las relaciones institucionales con la Administración, accionistas y otros grupos de interés y en la supervisión de las tareas de dirección, según la compañía.

El consejo de administración quiere que quede vinculado con un alto nivel de actividad, implicación y compromiso, según la empresa.

El cese en las funciones ejecutivas que venía desempeñando constituye uno de los supuestos por los que tiene derecho a percibir la compensación económica prevista en su contrato para el caso de extinción contractual que asciende, junto con el pacto de no competencia, a 14,25 millones de euros.

Fin del contrato en 2019

Brufau ha decidido renunciar al cobro de la compensación económica que se devengaría al término de su contrato como primer ejecutivo y, en contrapartida, dada la involucración que espera el consejo de él en sus funciones no ejecutivas, el consejo ha decidido que la retribución a percibir sea de 2,5 millones de euros brutos anuales más retribuciones en especie, un sueldo que es alto para un presidente no ejecutivo.

Ese importe se mantendrá fijo hasta la junta general ordinaria de accionistas de 2019, momento en que se extinguirá su nuevo contrato. En caso de extinción anticipada, Brufau tendrá derecho a recibir el importe que reste del pago de cada anualidad hasta dicha junta de 2019, salvo que su salida se produzca, entre otras circunstancias, por desistimiento unilateral voluntario por su parte. De ese modo, tendrá 10 millones prácticamente garantizados por esos cuatro años.

Compartir con sus amigos: