S&P mantiene el ‘rating’ a España y eleva su previsión de crecimiento

S&P mantiene el ‘rating’ a España y eleva su previsión de crecimiento

11 abril 2015, 18:52
News
0
82

La agencia de calificación estadounidense Standard and Poor's (S&P) ha confirmado este viernes el rating de España en BBB y ha valorado positivamente los esfuerzos reformistas y la política monetaria expansiva emprendida por el Banco Central Europeo (BCE). "En nuestra opinión, las reformas aprobadas desde 2010 han situado a España en una posición favorable para beneficiarse de unos precios del petróleo más bajos, de la depreciación del euro y de las recientes decisiones del Eurobanco", afirma la entidad en una nota. S&P también ha mejorado su proyección de crecimiento de la economía española para este año hasta el 2,2%, tres décimas más que en su previsión de noviembre.

"Desde 2010, España ha llevado a cabo reformas estructurales que han mejorado la competitividad y flexibilidad de la economía", aplaude la calificadora. "Estas reformas han situado a la economía española en una posición de fortaleza para beneficiarse de la bajada de los precios del petróleo, de la depreciación del euro (el tipo de cambio real del euro es más de un 9% más bajo desde finales de 2007), y del programa de flexibilización monetaria (QE, por sus siglas en inglés) del BCE", añade. La agencia espera que este plan de compra masiva de deuda pública anunciado por Fráncfort en enero absorba "una parte sustancial" del objetivo de emisión del Tesoro para 2015, fijado en 55.000 millones de euros, y que estimule a los bancos a aumentar sus préstamos al sector privado.

Pese a refrendar en líneas generales el cambio del contexto en el que navega la economía española y, en general, los países del sur de Europa, los analistas de la calificadora estadounidense dejan entrever "incertidumbres" sobre un potencial cambio de las políticas macroeconómicas y fiscales tras las elecciones autonómicas y generales. Y recuerdan que el PIB sigue siendo un 5% menor que en 2008 en términos nominales y que la inversión, a pesar de su reciente repunte, aún está un 32% por debajo de los niveles precrisis.

S&P también pone el foco sobre el "elevado" endeudamiento del sector privado —empresas y hogares— que aún cabalga por encima del 110% y del 72% respectivamente. "La potencial recuperación de valor de los activos que esta deuda está financiando", apunta en referencia implícita al sector inmobiliario, "es igualmente importante para el futuro crecimiento económico". El efecto riqueza que esta revalorización es uno de los elementos sobre los que S&P sustenta la revisión al alza del crecimiento español.

Pese a esta actualización, el crecimiento proyectado por la calificadora —del 2,2% este año y del 2,4% en 2016— sigue estando ampliamente por debajo de la última previsión del Banco de España —del 2,8% y 2,7% respectivamente— y son ligeramente inferiores a las de la Comisión Europea —2,3% y 2,5%—.

La perspectiva estable que S&P otorga a España podría traducirse en una subida de su rating si la economía se expandiese "por encima" de las previsiones iniciales y no esta mejora no impactase sobre la posición exportadora neta; si el déficit presupuestario se redujese más de lo esperado; si la posición externa sigue mejorando; si se produce una "marcada mejora" en el coste o en el acceso a la financiación para el sector privado o si los mecanismos de transmisión de la política monetaria se fortalecen "gracias a una normalización de la inflación y las condiciones de crédito".

Por el contrario, la agencia consideraría una rebaja del rating si las previsiones de crecimiento cayeran por debajo de nuestras proyecciones; si las decisiones políticas a nivel de la eurozona no logran prevenir el riesgo de las presiones deflacionistas; si la deuda neta supera el 100% del PIB, en contra de sus expectativas o si la balanza por cuenta corriente se debilitase de nuevo.

Compartir con sus amigos: