Diez claves para mantener la memoria en perfectas condiciones

Diez claves para mantener la memoria en perfectas condiciones

23 septiembre 2014, 22:06
Sofyloza
0
69

Seguro que le ha pasado alguna vez: alguien, un amigo o un familiar, le habla sobre un acontecimiento ocurrido en el medio plazo y usted no recuerda nada. Sin embargo, hay momentos o historias que le han sucedido en la niñez o hace muchos años y las recuerda como si hubiesen pasado ayer. ¿Por qué olvidamos ciertas cosas? ¿Podemos hacer algo para que eso no ocurra?

A pesar de la gran capacidad de nuestro cerebro para guardar recuerdos e informaciones, a veces olvidamos cosas, y esto nos sucede por diversos motivos. Según explica al diario español La Razón el catedrático de Psicobiología, Ignacio Morgado, autor del libro Aprender, recordar y olvidar, entre estos se encuentra la pérdida de conexiones o sinapsis entre las neuronas o la interferencia de unos recuerdos con otros.

Pero siempre hay algo que podamos hacer para mantener nuestra memoria en perfecta forma. A parte de hacer deporte o aprender idiomas, estas son las diez técnicas que este experto recomienda que hagamos si vemos que nuestra cabeza nos falla:

1- Recordar lo aprendido. Este proceso no solo sirve para evaluar lo aprendido sino también para seguir aprendiendo, ya que se descubrirán otros aspectos de la misma materia.

2- Guiar el aprendizaje con preguntas. Este método, realizado de forma oral y escrita, es mejor que repetir la materia de forma casi inconsciente. Además, así mejoraremos la memoria a largo plazo.

3- ¿Qué hora es la mejor para aprender? Los ciclos circadianos on muy importantes. Por ello, debemos saber a qué hora del día nos encontramos más despiertos y con mayor capacidad de atención y actividad.

4- "Memoria de trabajo". Es una función cerebral para aprender y adquirir nuevos conocimientos y habilidades. Está muy relacionada con la inteligencia fluida, la capacidad de razonar y de resolver problemas nuevos, independientemente del conocimiento adquirido con anterioridad.

5- Leer. La lectura es la actividad intelectual que más potencia nuestras capacidades mentales. "Al leer se requiere poner en juego un importante número de procesos mentales, entre los que destacan la percepción, la memoria y el razonamiento. El libro es un gimnasio asequible y barato para la mente y debería incluirse por ello en la educación desde la más temprana infancia y mantenerse hasta la vejez", explica Morgado al diario.

6- Deporte. Salir a correr al aire libre también trae beneficios para nuestro cerebro y neuronas, ya que aumenta la cantidad de sustancias neurotróficas, como el BDNF, que incrementan la plasticidad sináptica, la neurogénesis y la vascularización del cerebro. En otras palabras, actúa como un desengrasante del cerebro.

7- Buscar un vínculo emocional. Consiste en asociar lo que se quiere recordar con un estímulo emocional. Esto sirve, además, para facilitar el aprendizaje.

8- La actividad intelectual a lo largo de la vida. La idea es disminuir las consecuencias negativas del envejecimiento. Sirve para aumentar la memoria de la vejez y se consigue -o se potencia- mediante la lectura, la escritura y la realización de cualquier actividad que estimule el cerebro.

9- Aprender otro idioma. Lo mejor es aprender un idioma cuando aún se es pequeño, ya que la capacidad de aprendizaje es mejor y otorga al individuo ventajas a la hora de aprender y formar memorias consistentes. Pero los adultos también pueden aprender nuevos idiomas y así adquirir una mayor capacidad de ejecución mental y se protegería contra la neurodegeneración en la vejez.

10- El estrés no es malo. Las situaciones emocionales y estresantes activan el sistema nervioso y el endocrino. "Las hormonas, como la adrenalina, la noradrelina y los glucocorticoides, liberadas en la sangre de las personas en situaciones emocionales o de estrés moderado pueden contribuir también a la facilitación tanto de memorias implícitas como explícitas", explica el experto en La Razón. Aunque, claro está, hay que controlar los niveles de estrés. Según apunta Morgado, el estrés crónico y una elevada concentración de glucocorticoides en la sangre provocan la muerte neuronal.

Compartir con sus amigos: