Bitcoin y la revolución del dinero digital – Wall Street Journal Bitcoin

Bitcoin y la revolución del dinero digital – Wall Street Journal Bitcoin

27 enero 2015, 18:12
Sofyloza
0
89

El viernes 23 de enero 2015, The Wall Street Journal (WSJ) publicaba un artículo sobre Bitcoin que precedió la noticia importante de está semana sobre el lanzamiento de un exchange regulado de Bitcoin por parte de Coinbase en EE.UU. El mismo viernes los hermanos Winklevoss anunciaron el lanzamiento en el primer trimestre de 2015 de su propia casa de cambio (exchange) llamada Gemini. Son todos noticias que se podrían valorar como alcistas para el precio de bitcoin a corto o medio plazo y por el análisis tan interesante que hizo el WSJ sobre el potencial del protocolo Bitcoin reproducimos partes del mismo a continuación.

“Bitcoin es radicalmente nuevo, un sistema descentralizado de la manera que la sociedad gestiona el intercambio de valor. Es, sencillamente, una de las innovaciones más potentes en las finanzas de los últimos 500 años”, aseguran los autores del artículo Michael J. Casey y Paul Vigna.

“Si se aplica ampliamente en el funcionamiento interno de nuestra economía global, este modelo podría reducir miles de millones en comisiones financieras; informatizaría gran parte del trabajo realizado por los procesadores de pago, oficinas gubernamentales de títulos de propiedad, abogados y contadores; y crear oportunidades para miles de millones de personas que actualmente no tienen cuentas bancarias. Se creará un gran valor, pero también muchos puestos de trabajo se volverán obsoletos.”

“Bitcoin tiene algunos defectos indiscutibles, al menos en su iteración actual. Su precio fluctúa demasiado salvajemente. (¿Quién quiere que el costo de sus comestibles varíen en un 10% de una semana a otra?) Su anonimato se ha convertido en un paraíso para los traficantes de drogas. Los “monederos” (nombre que reciben las aplicaciones de software que administran los bitcoins) han demostrado ser vulnerables a los ciberataques, incluyendo las de las grandes casas de cambio como la japonesa Mt.Gox y la eslovena Bitstamp.”

“A pesar de que código fuente que ejecuta Bitcoin ha resistido a seis años de intentos de hackeo, los ataques con éxito a empresas asociadas han creado la impresión de que Bitcoin no es una forma segura de almacenar dinero. Hasta que estas percepciones se superen o bitcoin sea reemplazado por una moneda digital superior, el público seguirá manteniendo sospechas sobre el concepto, y los reguladores se verán tentados a anularla.”

“Como cualquier tecnología joven, Bicoin está en proceso de desarrollo y su innovador programa de software fuente se está mejorando constantemente. Es de código abierto y libre de derechos de autor, y por eso es accesible para cualquiera que quiera analizarlo, copiarlo, sugerir mejoras o crear nuevas aplicaciones.”

“El funcionamiento de Bitcoin y otras monedas digitales pueden ser confuso. Cuando pensamos en una moneda en abstracto, tendemos a pensar en una moneda física en el mundo analógico – un billete de dólar o una moneda de oro- por lo que nos imaginamos Bitcoin como una especie de equivalente digital, algo como un documento Word es el paso previo a una página de texto física.”

La tecnología Bitcoin está aquí para quedarse

“Pero no existe tal cosa como el equivalente digital a un billete de un dólar. Existen bitcoins puramente como entradas en un sistema de contabilidad – un libro de contabilidad transparente y público conocido como la cadena de bloques (blockchain, en inglés) que registra los saldos y las transferencias de bitcoin entre direcciones bitcoin. Poseer bitcoin no significa tener un billete de banco digital en un bolsillo digital; significa tener acceso a una dirección Bitcoin, con una clave secreta y el derecho a transferir su saldo a otra persona. Ya sea si Bitcoin sobrevive o no, la tecnología subyacente está aquí para quedarse.”

“Este libro de contabilidad es lo que da bitcoin el potencial para alterar las finanzas globales. En el actual sistema monetario basado en el dólar, encomendamos a los bancos y a otros intermediarios a actuar como guardianes por lo que cobran una tarifa en cada transacción. Esas instituciones centralizadas mantienen celosamente guardados sus libros de contabilidad internos y, con esa información, determinan si sus clientes tienen crédito suficiente para hacer cheques, comprar bienes con tarjetas de crédito o transferir dinero.”

“Con bitcoin, los saldos mantenidos por todos los usuarios del sistema monetario son, en cambio, registrados en un libro mayor de contabilidad ampliamente distribuido y público que se mantiene al día por miles de ordenadores, de propiedad independiente, conocidos como “mineros”.

Diferencias del pago con tarjeta de crédito y Bitcoin

El texto explica las diferencias entre el actual sistema y Bitcoin con un ejemplo sencillo: Pagar un café en una cafetería. “Si pagas con tarjeta de crédito, la transacción parece simple: pasas la tarjeta, coges el café y te vas. Pero en realidad, el sistema financiero está sencillamente comenzando…Antes de que la cafetería recibe ese pago y tu cuenta bancaria lo refleje, más de media docena de instituciones (procesador de facturación, tarjeta asociada (Visa, MasterCard…), tu banco, el banco de la cafetería, procesador de pagos, la red de la cámara de compensación gestionado por la sección regional de la Reserva Federal de Bancos) habrán compartida parte de la información de tu cuenta o habrán intervenido de alguna manera en el flujo del dinero. Si todo es correcto, el banco de la cafetería recibirá el pago dos o tres días más tarde y por este privilegio la cafetería paga una cuota de entre el 2 y el 3%.”

“Con Bitcoin, una vez dentro de la cafetería abrirás la aplicación de tu monedero en tu teléfono móvil, y acercarás el código QR al dispositivo lector de la cafetería, lo que permite que tu clave privada desbloquee una dirección Bitcoin y públicamente informa a la red Bitcoin que estás transfiriendo el equivalente en bitcoins a 1.75 dólares a la dirección Bitcoin de la cafetería. Esto tarda segundos. Lo que ocurre a continuación es crucial. En contraste con el actual sistema, tu transacción es inmediatamente transmitida al mundo (en datos alfanuméricos que no se pueden asociar a ti personalmente). Esta información se recoge por los “mineros”, que mantienen el sistema y son compensados por ello, y que aproximadamente cada 10 minutos, confirman las transacciones con su trabajo computacional.”

“El equipo informático que con éxito empaqueta los datos de tu compra de café añade la información en la cadena de bloques, y solicita a todos los otros mineros que investiguen la transacción. Una vez que es verificada, la cadena de bloques se actualiza y se considera legítima. Se tarda entre 10 minutos y una hora para que esta red basada en software informático confirme una transferencia desde tu dirección de la cadena de bloques a la de la cafetería, en comparación con los dos o tres días para la liquidación de una transacción con tarjeta de crédito. “

“Las tasas son casi cero, y la información personal de los usuarios no se divulga.”

Novedosa solución a un problema de siempre

“Satoshi Nakamoto ha logrado encontrar una novedosa solución a un problema que ha perseguido a las sociedades durante siglos: la desconfianza entre extraños en transacciones comerciales entre sí. En cualquier intercambio, ¿cómo es posible que alguien se sienta seguro a menos que haya un traspaso cara a cara de la moneda física o algún otro bien valioso?”

“Pero muchos aún se preguntarán: ¿Cómo puede un bitcoin tener valor si no está “respaldado” por oro o un gobierno? Si no puedes tener una moneda en tus manos, si no llevas la insignia de alguna autoridad central, ¿cómo puede eso valer algo?”

“Aquí tenemos que recordarnos a nosotros mismos algunos fundamentos económicos: la esencia del dinero no reside en monedas tangibles, que no tienen valor intrínseco más allá, por ejemplo, de la utilidad modesta de un billete de un dólar como un marcador de libro. Lo mismo puede decirse de los bitcoins, que se componen de bits y bytes.”

“En el sentido más amplio, el dinero es, en cambio, algo que lo abarca todo, el sistema de toda la sociedad para mantenerse al día con quién posee o debe qué. Las monedas físicas son simplemente símbolos o tokens en ese sistema, lo que representa un estándar compartido de valor para el seguimiento de las tenencias de riqueza. La cadena de bloque que inventó Nakamoto es un mecanismo descentralizado y totalmente público para grabar esos equilibrios cambiantes. Se trata directamente de la esencia del dinero.”

El artículo también hace hincapié en la importante inversión que el ecosistema Bitcoin está recibiendo del capital de riesgo y asegura: “lo que más excita a estos inversores es la promesa de Bitcoin como una plataforma cuyos usos futuros son casi inimaginablemente amplios.” Y lo asocia al interés que tuvo Internet también en este campo de inversión “cuando nadie previó cosas tales como Facebook, Twitter o Netflix.”

Descentralización como destino evolutivo

“Una idea clave aquí es que los datos en la cadena de bloques se hacen irrefutables por el consenso de la informática que hay detrás. La blockchain se distribuye en varios equipos independientes en lugar de residir en un servidor central. Así, a diferencia de la banca o controles basados en los comerciantes, tal información es, en teoría, invulnerable al ataque o a la corrupción. Se considera imposible que una persona pueda hackear a miles de ordenadores al mismo tiempo, y no hay información privilegiada para manipular el software del servidor central. Esto, en teoría, hace que los datos de la cadena de bloques sean fiables e incontrovertible.”

“Si el uso de Bitcoin finalmente se extiende: “Las grandes multinacionales y las instituciones financieras podrían incorporar su tecnología descentralizada en sus sistemas de pago y bases de datos, mientras que inconscientemente seguimos usando nuestros dólares o euros.”

“Al final, la evolución de la moneda digital puede ser una cuestión de destino evolutivo. Internet ha descentralizado y ha llevado la disrupción de gran parte de la economía mundial, pero el mundo centralizado de las finanzas sigue anclado en el siglo XV. La moneda digital puede ayudarlo a adaptarse y a sobrevivir.”

Compartir con sus amigos: