Estadounidense Payward financiará la quiebra del operador de bitcoins Mt. Gox

Estadounidense Payward financiará la quiebra del operador de bitcoins Mt. Gox

26 noviembre 2014, 13:27
News
0
67

El miércoles la operadora estadounidense de bitcoins Payward anunció que ofrecerá ayuda financiera a Mt.Gox, la empresa del mismo sector con sede en Tokio que se declaró en quiebra en febrero tras perder una parte importante de sus activos.

Payward, propietaria de la casa de cambio de bitcoins Kraken, ayudará a Mt. Gox para completar su proceso de disolución, según señaló el consejero delegado de la empresa estadounidense, Jesse Powell, en una rueda de prensa celebrada hoy en Tokio.

No obstante, Payward niega continuar con las operaciones de la empresa fundada en la capital nipona en 2010 o retomar su cartera de clientes, según dijo Powell en declaraciones recogidas por la agencia Kyodo.

El objetivo de Payward es "ayudar a que los clientes recuperen la confianza en el bitcoin", según el ejecutivo. En particular, ayudará a Mt. Gox a conducir una investigación sobre la pérdida de bitcoins que le llevó a la quiebra, según Powell, quien no detalló la cuantía de su aportación financiera.

El pasado 28 de febrero Mt. Gox, fundado en Tokio en 2010, anunció que había perdido unos 850.000 unidades de la moneda virtual bitcoin, un volumen cuyo tipo de cambio en ese momento era de unos 48.000 millones de yenes (unos 354 millones de euros o 447.383 millones de dólares).

De ellos, 750.000 pertenecían a sus clientes y el resto a la propia casa de intercambio, que valoró sus pérdidas en 11.400 millones de yenes (unos 84 millones de euros o 106 millones de dólares) y se declaró en quiebra.

Los dirigentes de la compañía, que antes de su cierre llegó a ser uno de los mayores mercados mundiales de bitcoins con casi un millón de clientes, explicaron que las monedas fueron sustraídas de su sistema informático mediante un acceso no autorizado.

Varios de sus acreedores han demandado ante un tribunal nipón a su fundador, el francés Mark Karpeles, al que reclaman 23,5 millones de yenes (unos 173.000 euros/ 218.000 dólares) por considerarlo responsable de la fragilidad de sus sistema informático.

Compartir con sus amigos: